Yo que Soy Mortal

Tan solo el eterno sol en las alturas se ve más allá de la profundidad existencial de tu cuerpo. Ese sol que viaja ya más allá de todo límite y toda ilusión. Es el sol de mi más íntimo centro; y estando por encima de todo vivir y todo sentir se ve no sumergido por ti, mi bien amada, sino reflejado en cada gota de ti, pintando sus destellos en tus olas, besando tus profundidades con su ardor, y recorriendo tus vaivenes.

Yo que soy mortal me sumerjo en ti. Yo que soy eterno divino me reflejo en ti. Y al final del día, hasta el mismo sol quiere sumergirse en tu vientre, como reflejo efímero de su eterno sumergir al disolverse como estrella en el océano eterno del infinito vacío.

Advertisements

Leave a Reply