Desde tu Santa Ausencia

Ahora veo claro, bien amada de mis íntimos anhelos, que hasta en lo descartado y olvidado se manifiesta tu infinita presencia, llamando a tu amado, implorando desde la profundidad de tu santa ausencia que recuerde.


Now I see clearly, beloved of my yearnings, that even in the discarded and forgotten your infinite presence manifests, calling your beloved, imploring from the depths of your holy absence to remember.

Her Loving Kiss

But in the solitude of the night I stay and know that all the words and all the stories are lumps of life and meaning; and in the center I find myself trapped in an island, surrounded by life, all rushing at me at the same time.


In this center of life I can’t distinguish anything at all. There is no name. There is no God. There is no hell. There is no movement of time and space; just the glorious silence; just the breath rushing in and going out; just her touch; the soft fingers of life holding, moving around, dancing around me.

In pain and joy, her hands play with the silent center. It moves. Sometimes I play with her by moving, talking. The light pulls my arm. The wind moves. The face looks and smiles when she looks back, and in the center of this magnificent womb, what can there be if not the warm embrace, the kiss of her ecstasy? How can there be anything but the loving kiss of the angel of death?

El último destello

¿Acaso tengo que cerrar los ojos, dejar atrás la luz del día, entregarme al vacío y dejarme llevar por la corriente del olvido, tan solo para poder besar con el último destello de conciencia tu remota presencia nocturna?

—–

Do I have to close my eyes, leave behind the light of day, give myself to the void, and let the current of oblivion carry me, only to be able to kiss with the last spark of consciousness your remote nocturnal presence?

Yo que Soy Mortal

Tan solo el eterno sol en las alturas se ve más allá de la profundidad existencial de tu cuerpo. Ese sol que viaja ya más allá de todo límite y toda ilusión. Es el sol de mi más íntimo centro; y estando por encima de todo vivir y todo sentir se ve no sumergido por ti, mi bien amada, sino reflejado en cada gota de ti, pintando sus destellos en tus olas, besando tus profundidades con su ardor, y recorriendo tus vaivenes.

Yo que soy mortal me sumerjo en ti. Yo que soy eterno divino me reflejo en ti. Y al final del día, hasta el mismo sol quiere sumergirse en tu vientre, como reflejo efímero de su eterno sumergir al disolverse como estrella en el océano eterno del infinito vacío.

La Lejanía Inmensa de tu Voz

Y es preciso en este instante en el que veo el silencioso titiriteo de las estrellas que han recorrido no solo el vasto océano vacío, sino también un inmenso océano de tiempo para poder estar aquí, como luz y como silencio entre ruidos y oscuridades.

Pero veo aún más, infinitamente más.

Veo claramente que precisamente así tú, mi bien amada, has emanado tu silencio y tu luz a travez de las profundidades del abismo de vacío para que mis ojos puedan abrirse, para que mis oídos escuchen tus silencios, para que mi mente se disuelva en las lejanías inmensas de la eternidad de tu voz.

Lost Days

The thunder and clouds brought a herald of paradise. They penetrated the veil of night and arrived playing with the dawn. Behind stayed the oppressive heat of the last days. They stay almost in the oblivion while the sky plays with lights and stentor, teases with rain, and caresses my body with fresh breezes of lost days.

Could these be the lost days, the ones I didn’t live, the days of exile? Could this be why these lightnings smell like remembered oblivion? Could this be why this rain comes without being here, and wets the earth without falling? Could it be why this day I live without being here, remembering what I never lived, and I hug you welcomed in the absence that never was and in the void that fills me in plenitude?

Hasta en lo Descartado

Ahora veo claro, bien amada de mis íntimos anhelos, que hasta en lo descartado y olvidado se manifiesta tu infinita presencia, llamando a tu amado, implorando desde la profundidad de tu santa ausencia que recuerde.

—-

Now I see clearly, beloved of my yearnings, that even in the discarded and forgotten your infinite presence manifests, calling your beloved, imploring from the depths of your holy absence that I remember.

Consuelo para un Corazón de Niño

Hay un dolor en el silencio desde el día que no la vi.
Donde quiera que volteo, su ausencia me sorprende y me atrapa.
Y este corazón de niño no sabe para donde ir,
pues la siente aquí y no la ve,
la sabe ausente pero en todo la ve.

Se ha convertido en la ausencia del que murió,
eternamente lejos pero en todo aquí.

Se ha vuelto pregunta incansable, tormenta del qué pasó.
Está confundido este corazón, sin saber a donde ver.

Y es que ella era la voz que entra en mi templo
preguntando si me puede ver.
Era silueta en la puerta.
Era el texto diario y la broma inesperada.
Era la risa a flor de piel, y el peso del mundo.
Era dolor gentil,
duda de si,
mirada triste y eterna.
Era compañera de mis silencios.

Hoy es dolor del silencio.
Ya no se oye su voz detrás de las cortinas.
Bueno, no la oigo, es cierto, pero la anticipo.
Todavía mis ojos esperan ver su figura siempre al trabajo y con paso brusco,
y aún siento su altar divino en un cuarto ya vacío.
Abro la puerta y espero ver los santos en las paredes
y los espíritus sorprendidos escurriéndose en las esquinas.

Y creo que al fin encontré la clave de la incógnita.
Ya puedo susurrarle a mi corazón la explicación de su sentir.

Eres, corazón de niño, un viejo altar encendido en un cuarto ya vacío.