Dias Perdidos

El trueno y las nubes trajeron un aviso de paraíso. Atravesaron el velo de la noche y llegaron jugando con el alba. Atrás quedó el calor opresivo de los últimos días. Se quedan casi en el olvido mientras el cielo juega con luces y estruendos, coquetea con llover, y acaricia mi cuerpo con brisas frescas de días perdidos.

¿Acaso serán estos los días perdidos, los que no viví, los del exilio? ¿Será por por esto que estos relámpagos huelen a olvido recordado? ¿Será por esto que esta lluvia viene sin estar, y humedece la tierra sin caer? ¿Será por eso que en este día vivo sin estar aquí, recuerdo lo que no viví, y te abrazo bienvenido en la ausencia que nunca fue y en el vacío que me llena a plenitud?

Advertisements

Leave a Reply