Cuando me nombras.

Delicado es el roce de tus labios,
y suave el suspiro que recorre mi piel
cuando tus ojos me forman,
cuando tu aliento surge y me nombra.

Advertisements

Leave a Reply