Alero de Todas mis Iniquidades

Al crecer te escuchaba cuando me hablabas con mis pensamientos, cuando me susurrabas en la consciencia, cuando irradiabas tu beso en mi íntimo sentir.

No importaba si tu respondías con silencio o con inspiración, el punto es que cada palabra, obra y omisión la sentía recibida; y por tanto cada palabra, obra y omisión era siempre ofrecida a ti, mi eterno acompañante, mi aliado en todo, el dios de todos mis rezos, la musa de todas mis inspiraciones, y el alero de todas mis iniquidades.

Advertisements

One thought on “Alero de Todas mis Iniquidades

Leave a Reply